Ojo de Dios retoma el objeto espiritual de los pueblos tradicionales mexicanos y lo reinterpreta como un tejido en esta versión del Tapete Colmena.